Sao Paulo y las áreas verdes: la victoria del parque Augusta


Foto: Folha de Sao Paulo

LEER EN TERRA MÉXICO 

Sao Paulo, la ciudad gris, está más cerca de conseguir un nuevo parque, algo muy relevante en una megaurbe con elevados niveles de contaminación y carestía de zonas verdes. Este martes, 24 de diciembre de 2013, el alcalde Fernando Haddad aprobó la creación del Parque Augusta, decisión que supone un triunfo para las varias asociaciones de vecinos y colectivos que durante décadas han luchado por su creación.

Sin embargo, se trata de un triunfo en una de tantas batallas sobre el que conviene ser cauto: el terreno de 25.000 metros cuadrados pertenece a la iniciativa privada y requiere ser expropiado; el alcalde aún no ha dado datos sobre la supuesta y futura expropiación.

Y es que no es la primera vez que se habla de su preservación, ya que en 2008 el anterior alcalde, Gilberto Kassab, había declarado la zona de utilidad pública, pero no la expropió por “falta de fondos”. El decreto caducó en agosto de este año.

Hace poco más de un mes, el 11 de noviembre de 2013, as constructoras Setin y Cyrela anunciaban la compra del terreno donde los vecinos querían áreas verdes, mientras el alcalde Haddad consideraba que el parque “no era prioridad”. El proyecto contemplaba la construcción de dos torres de 30 metros y una área verde, al fondo, privada, que los vecinos podrían visitar en ciertos horarios.

Desde el anuncio de la compra varios activistas ocuparon el lugar, y se organizaron decenas de acciones dentro y fuera del parque, como conciertos y eventos culturales, consiguiendo así gran repercusión en los medios. El movimiento, que se declara apartidario, horizontal y funciona por asambleas, asegura que vigilará el proceso de creación del parque y la expropiación.

De momento, parece que su lucha ha convencido al alcalde, pero se esperan más detalles sobre el futuro del parque que preservará esta área de mata atlántica nativa, el último bosque de Sao Paulo.

Áreas verdes y espacio público

La cuestión de las áreas verdes en la metrópoli brasileña no es menor. El gigantesco y creciente parque de vehículos que causa el diario caos en el tránsito es presponsable por unos elevados índices de contaminación que provocan, entre otros, problemas de salud. Puedo afirmar que al menos el 90% de los paulistanos que conozco tienen alergias, asma, rinitis o algún problema respiratorio.

Aunque con parques como el de Ibirapuera, Villa-Lobos o Independencia, Sao Paulo es deficiente en zonas verdes. Mientras la ONU recomienda 12 metros cuadrados por habitante, en la ciudad se llega a extremos tan bajos como 0’35, según un informe de O Estado de Sao Paulo que muestra el blog Arvores de Sao Paulo . Compensar estas tóxicas emisiones requeriría de muchos más kilómetros de áreas verdes que ayudasen, además, a regular un clima cada vez más extremo.

Pero además es relevante el debate sobre el espacio público, que tampoco predomina en una urbe orientada al tráfico automovilístico, los condominios cerrados y las áreas y calles privadas que evitan la circulación. Verjas y normas estrictas rigen también en parques como el de Villa-Lobos.

“No aceptaremos otro parque burocrático cerrado a la participación popular”, anuncia la asamblea del Parque Augusta., que pide que el lugar sea aprovechado para el ocio y la cultura.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s