Al final… el corazón

Al final es cuestión de fe, como creer en Dios o no comer carne. Es una cuestión de sensibilidad y coherencia con uno mismo. Y no puede imponerse con insultos y sarcasmos.

Acabo de venir de Sol, de participar en la asamblea y de dar una vuelta por allí. Me ha gustado mucho a pesar de que no había mucha gente, en comparación con las imágenes que veía desde Sao Paulo.

La idea era “pedirle algo al nuevo presidente”. Subversivo, pulgoso y antisistema, sin duda.

Y ahí estabamos, tan contentos hasta que los super libertarios cabreaos han empezado a calentarse, la vieja historia. Que si no hemos hecho nada nunca hasta que surgió lo del 15m (dicen “hemos” pero quieren decir “habéis”), que si asi no vamos a ningún lado, que si no hemos exigido lo que debíamos y tal.

Yo me pregunto si el mayor movimiento social que hemos conocido surgió espontáneamente como campiñones, ya que nadie hizo nada para crearlo.

Y me pregunto qué es para esta gente exigir. Tomar la plaza durante meses, desarrollar un sistema e asambleas por toda España e iniciar una forma de lucha que ha sido reproducida en todo el planeta no es nada, por lo visto. Y elaborar una relación de peticiones concretas.

Una de las ideas concretas ha sido la de las reclamaciones, basadas en un derecho que la mayoría desconocemos. A pie de urna, te identificas y presentas tu queja, que deberá ser cursada.

Y a los chiquillos que se enfadan porque no exigimos, le diré que sí, pero es que exigir no garantiza nada, por lo que yo imagino que los chavalillos que así hablaban debían de tener unos Ak-47 junto con unos bazooka ahí en la mochila. Por que si no es con eso ya me contarás.

Me habla un veinteañero de anarquía y puede parecerme hasta romántico, pero si no somos capaces de ponernos mínimamente de acuerdo en una asamblea, me dirás como nosotros, el pueblo, vamos conducir un país. El caso es que no, no lo dijeron,no dieron una sola idea.

Bueno una sí. La abstención.

Y es que esto me mola. Llegar a Madrid, yo, que siempre he sido un poco plasta con estos temas y encontrarme a todo el mundo debatiendo, en la calle, las esquinas y los bares. Que si vota nulo, que si voto útil (que en este caso es Izquierda Unida, del PPSOE ni se habla) que si voto a Rosa Díez (jajajajaja, carcajadas)… pero lo de la abstención me lo vais a tener que explicar. Y es que ya me lo habéis explicado. Y mira no. Yo prefiero que mi voto acabe favoreciendo que haya un par de tíos anti-taurinos, rojeras o ecologistas peleándose, que no ejercer un derecho que mi madre no tuvo buena parte de su vida.

Porque a abstención es protesta, pero la protesta, como se ha demostrado, para muchas cosas no sirve. Y la protesta furiosa sólo polarizará a los ya convencidos, a una minoría.

Esta abstención activa, la de las reclamaciones, me convence más. La verdad, entiendo y comparto todas las posturas, pero de verdad tronco, respétame, que estamos en el mismo barco.

Al final es cuestión de fe, como creer en Dios o no comer carne. Es una cuestión de sensibilidad y coherencia con uno mismo.Y no puede imponerse hablando borde, insultando y con cara de cabreao.

Aquí, una pequeña muestra:

http://video.publico.es/videos/7/104714

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s