Brasil: la infantería antiaborto

Foto publicada en el reportaje original de Carta na Escola (www.cartacapital.com.br)

Crecen en el congreso las propuestas para endurecer las medidas punitivas contra quienes abortan, mientras que la práctica, de hecho, es muy frecuente y peligrosa. Como en el resto de América Latina.

Carta na Escola es una revista brasilera, nacida de la principal Carta Capital, con el fin de servir como vehículo para materiales que puedan ser utilizados en el aula. Es una excelente iniciativa que pretende fomentar el debate y la capacidad de análisis de los alumnos.

En la edición de octubre publica un reportaje sobre el aborto, que reproduciré integro aquí. El original, puede leerse en este link. Aprovecho para hablar de ello, en un día en el que leo cómo El País publlica un excelente artículo sobre el asunto en la región:

La creciente presión que ejercen los grupos religiosos en América Latina quedó también de relieve en Brasil, donde otra mujer, Dilma Rousseff, llegó por primera vez a la presidencia en enero de este año. Rousseff, que, al contrario que la mayoría de los brasileños, nunca ha hecho gala de creencia religiosa alguna, llegó a decir en 2007, cuando todavía no era candidata, que “el aborto debe ser despenalizado”. Pero esa opinión desapareció como por encanto durante la campaña electoral, pues sus asesores aseguraban que podría acarrearle serias consecuencias no solo con los católicos (Brasil tiene la mayor población católica del mundo, más de 125 millones) sino con las muy activas iglesias evangelistas, que suponen ya el 20% de los brasileños. Ni siquiera un líder tan carismático y adorado como Lula abordó el tema. De hecho, durante su mandato, la comisión correspondiente de la Cámara de Diputados votó abrumadoramente en contra de un proyecto de despenalización introducido por un pequeño grupo de parlamentarias. Las cosas quedaron como están: de dos a cuatro años de cárcel para las mujeres que aborten sin haber sido violadas o correr peligro de muerte.


Criminalización y clandestinidad

Pues habéis leído bien. Según Carta Capital, Brasil incumple con estas medidas persecutórias, acuerdos firmados en conferencias de las Naciones Unidas (Cairo,94 y Pequín 95) según los cuales los firmantes se comprometen a encarar el aborto como uuna cuestión de salud pública, y a revisar estas leyes punitivas.

Hace unos años en Chile, mi hermana y yo fuimos al cine a ver una  horrible película nacional de humor adolescente. Dejando aparte lo poco afortunado de nuestra decisión, un recuerdo imborrable me quedó de ese filme: a una de las personajes se le plantea la cuestión del aborto, que pretende resolver con una rama de apio. Una rama de apio.

Con esa imagen todavía en la cabeza, diez años después, hará un par de semanas en Sao Paulo, una militante del PSOL me pide que eche una firma por la despenalizacción ddel aborto, que en Brasil es ilegal en todos los supuestos, a excepción de dos supuestos: de violación y de peligro de vida para la madre. Eso sí, en ambos casos requiere dictamen judicial, lo que, en un país de interminable y montruosa burocracia imagino que debe ser un imposible. Me cuenta cómo las mujeres pobres -“la mayoría negras”- ponen el peligro su vida mientras que las más afortunadas puede acudir a clínicas de lujo clandestinas.

Carta Capital coincide con el PSOL. la mayoría de las mujeres que abortan son madres de familia, católicas. Es más, 1 de cada cinco brasileñas ya abortó en su vida. Por lo que la cuestión representa una enorme hipocresía.

Y por lo que parece, estamos igual que hace diez años cuando esa peli adolescente me dejó en estado de shock.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s